Viajar

Valladolid, 24 horas en la Sultana de Oriente

Así se le conoce a esta ciudad  del estado de Yucatán, sobre todo por sus majestuosos y bellos barrios. Vamos a visitarla. Valladolid es una pintoresca ciudad colonial del siglo XVI, donde han sucedido varios eventos históricos, como el inicio de la Guerra de Castas en 1847 y la revuelta de la población indígena de la Península de Yucatán contra los abusos y malos tratos de la gente blanca.

Por: Humberto Cadena

Respecto a este último punto se pueden conocer los detalles en el Museo de San Roque, ubicado en la esquina de la calle 41 y 38. En nuestro recorrido nos encontramos a dos cuadras de la Plaza Principal, la cual fue remodelada recientemente; los árboles y sus jardines dan una frescura que se agradece debido a que las temperaturas en Valladolid normalmente rondan los 30 grados centígrados al medio día Al costado de la plaza se encuentra el templo de San Gervasio, construido en 1543. Después de rondar el parque, cruzamos la calle 39 y allí encontramos el Bazar Municipal, con locales de artesanías y de comida, un lugar muy recomendable para desayunar alguno de los antojitos yucatecos: salbutes, panuchos, una torta de cochinita ó de lechón.

salbute

Foto: H. Tres Ríos

 

Si su debilidad es el oro, sobre la calle 40 y 39, encontrará varias joyerías con diseños originales y algunos muy originales, a precios por debajo del promedio; es por ello que varias personas de Mérida y Cancún acostumbran venir de compras para después revender. Otra de las visitas obligadas es llegar a través de la Calzada de los Frailes al ex Convento de San Bernardino de Siena, construido en 1552, cuya iglesia, estilo franciscano, y arquitectura da la sensación de una fortaleza. Es muy atractiva para los turistas.

 

cenote dzit

Valladolid ofrece dos cenotes, el Dzitnup, en las afueras de la ciudad sobre la carretera que va hacia Chichen Itzá, donde se puede nadar y apreciar al medio día como los rayos del sol lo iluminan a través de un orificio que tiene en el techo y así descubrir la transparencia del agua que lo conforma. De regreso a la zona centro, el Cenote Zaci muestra su magnifico tamaño; a medias cubierto por los árboles que lo rodean, da la sensación de estar dentro de una gran cueva: se puede bordear y así apreciar a personas  “echarse“ un clavado en la gran boca de agua. Aquí mismo se encuentra el restaurante del mismo nombre, se puede disfrutar de algunos de los platillos originales que se sirven en esta región, como los famosos lomitos de Valladolid, la longaniza y el pollo en escabeche.

Valladolid, una ciudad tranquila, limpia, con grandes atractivos para el turismo, hay que disfrutarla.